Blogia
Spleen

Amor y otras desgracias

Tonos grises en un día soleado de verano

Abran paso al gran apostador de caballos! al jugador de poker que perdió en su última partida, apostándolo todo con un farol, al jugador de ajedrez abrumado por acabar de perder la reina y que vio que su sólida partida se desmoronaba ante los rápidos e inteligentes movimientos de su adversario. Tal vez fuesen inteligentes, o simplemente fuese la interpretación de una intuición acertada. Como dejó que se diese esa situación? No lo sabe ni él. La cosa se fue paulatinamente desmoronando. Ahora no podía prescindir del alcohol, de caer rendido hasta dejar de sentir sus huesos. Conformándose con aquello que se dejaba tocar, volviendo a soñar con cielos que nunca podría alcanzar, estirado en una cama cuyas sabanas hacía meses que nadie cambiaba, consumiéndose poco a poco, como la ceniza del cigarrillo que iba cayendo sobre su barriga. No comía, no dormía, se pasaba horas hipnotizado delante del televisor, dejando que sus emisiones fuesen el único calor que lo alcanzaba.Cada día se despertaba con la misma firme intención de reconducir su vida hacia derroteros más agradables, pero al caer el día volvía a encontrarse en la misma situación, buscando en su bolsillo algunas monedas para poder pagarse el siguiente paquete de tabaco. Sus pocas incursiones al exterior consistían básicamente en conseguir provisiones cuando el hambre o el mono se hacían insoportables y para encontrar algún trabajo que le permitiese ese lujo.No tardó en ser perseguido por el banco: su crédito se había cancelado y lo buscaban por moroso, así que fue exiliado a las calles, su día pasaba de bar en bar, sentado delante de un café, una voll damm o cualquier otra bebida a la que consiguiese que le invitasen. A veces conseguía convencer a alguna chica para poder refugiarse en su casa algunos días, hasta que ella se cansara de él y viese que su intención no era otra que esperar a que el tiempo pasase.Una de tantas veces, andando desorientado por calles familiares que no reconocía del todo, el pasado acabó encontrándolo, él lo intentó evitar pero el otro fue más rápido. El pulso se le aceleró, los latidos de su corazón no le permitían escuchar siquiera sus propias palabras, menos aún las del otro. Su vista se nublaba y solo quería escapar: solo escapar. Finalmente pudo librarse de su presencia pero el pulso tardó más de una hora en volver a su sitio. Durante los siguientes días solía rememorar el suceso solo para comprobar como se le erizaban los pelos del brazo y se le ponía la piel de gallina.Le dolía enormemente pensar en ello, su lógica le pedía que desterrase esos pensamientos, pero por muy dolorosos que fuesen, se esforzaba por aferrarse a ellos. Tal vez porque le hacían sentir vivo, tal vez porque fue lo único auténtico que le había pasado en la vida.Abran pues el paso a este hombre, una sombra gris entre tantas sombras grises.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Mejor... nada

Mejor borrar lo escrito, no sea que me arrepienta.

Segundo Acto

Segundo Acto No consigo dormir. Mis parpados se caen pero mi cerebro no deja de dar vueltas. Como en esos momentos en que sientes la mirada de los fantásmas clavadas en la nuca, aunque sepas que si te giras tan solo verás una cortina de humo. Realmente existitó Euridice? Bonita burla que te haces a tí mismo. El pensamiento en cuestión tiene que ver con una partida de ajedrez, una partida que sé como ganar pero que no pretendo ganar, porque en este mundo las cosas sencillas son las más complicadas y algunos estamos condenados a complicarnos la vida. Los movimientos están claros, sé que decir, sé qué hacer, sé en qué momento hacerlo: solo tengo que mover las piezas con decisión. Sin embargo... eso me conduciría a la victoria, y no es lo que quiero. No quiero ver las cosas como una partida, no quiero ganar con movimientos estudiados, quiero poder soltarme al vacío, sentir ese mismo vacío en la boca del estómago, sentir a mi alma escapar a través de mi boca, mientras mi cuerpo se pudre, poco a poco, gris y triste, con la barba mal afeitada, la mirada perdida y un pitillo con dos dedos de ceniza colgándo descuidadamente de la comisura de los labios. Donde está la vida? Acaso es vida la suceción de acontecimientos que pueden planearse, organizarse y prevenirse como las jugadas de una partida? Si sé como ganar, también sé donde llegará esa victoria, porque incluso después de jugar la partida esta te acompaña, los movimientos de las piezas son esos acontecimientos anodinos y previsibles, palpables como un mueble viejo carcomido por las termitas, en el que al apoyarte descubrirás, si la caída no es lo suficientemente dolorosa, que lo estabas haciéndo en un pedazo de tronco bien decorado, pero hueco y sin vida. La gente se apoya en esos muebles: son su alimento, su sustento. Cuando un beso te sabe a cartón te das cuenta de que ese no es el camino que va a llenarte, que ese resultado por el que has estado jugándo no es tu objetivo. Se trata de algo que se encuentra más allá, algo lejano y remoto, perdido dentro de uno mismo, algo que se escape a la rigidez de las normas del juego, inocente... No, perdón, inocente no, ya que suele ser muy oscuro la mayor parte de las veces, y traer consigo la desdicha y el sufrimiento. Pero es auténtico, y eso es lo que le hace valer la pena. Cuándo lo ves no te importa que Euridice en realidad viva perdida en tus neuronas, no importa porque es la llave que te hace avanzar otro paso más en el camino. Por eso he decidido jugar en mi contra, porque cuando lo encuentras no puedes permitirte arreuinarlo, convertir su vida en cartón, hacer que forme parte de esa partida mundana y previsible que ya juegas a diario y que te mata poco a poco. No creo que tire la toalla después de todo, al menos no tan pronto. No debería pensar en hacerlo cuando estas cosas se complican porque, al fin y al cabo, son lo que hacen de la vida algo por lo que mantenerse vivo, son las que hacen que te sientas vivo, aunque sea a base de dolor... un dolor amargo, muy amargo, tal vez el mayor que nunca se pueda sentir con el cerebro, pero es lo único que hace que te olvides de las partidas, es el que te muestra cual es la vida que brilla tras este mundo que se empeñan en hacernos ver como real. Es muy tarde para ello, y tal vez nunca sirva de nada, pero voy a hacer esos movimientos que debí hacer en su momento, en vez de dinamitarme el camino:
"Si, hay que seguir adelante, porque todos los fantásmas en el fondo no hacen más que vivir con nosotros, y lo seguirán haciéndo mientras los alimentemos. No hablo de olvidarlos, sino simplemente no dejarles hacerse demasiado fuertes; al menos no lo suficiente como para que sean ellos los que tomen las riendas de nuestras vidas. Está todo en nuestro interior y somos lo bastánte fuertes como para que se amolden a nuestra vida. Pero siempre va bien sentir sus miradas, porque nos recuerdan quienes somos, y hay algunos de nosotros que por mucho que nos esforcemos en acallar sus voces, siempre sentiremos sus miradas clavas a nuestras espaldas. No es facil, pero también alegrate de poseer la sensibilidad como para mantener vivos todos estos sentimientos durante tánto tiempo, porque aunque duelan, te recuerdan que sigues viva, y no solo eso, sino que eres un ser sensible y especial. Sé fuerte, y sigue hacía delante, aunque el camino esté oscuro, siempre habrá alguien en quién puedas apoyarte." Y no lo dije por temor a Euridice, por temor a que fuese un buen movimiento a mi favor... El temor que siento al ver tanto brillo de repente, como hacía tiempo que no veía en nadie, porque me atrae como la luz a un insecto, y porque sé que tal y como soy, la posibilidad de estropearlo puede ser muy alta, lo suficiente para ser precavido, para no querer jugar, para no querer ensuciarla con la supuesta realidad...

Naturaleza muerta

Siempre acabo gritando a un muro. Los gritos rebotan rebotan en la habitación hasta hacerme enloquecer. Sin embargo sé que tengo la llave, sé que puedo salir facilmente de este encierro. Pero no quiero. Disfruto con mi propia agonía. Es el camino que he elegido seguir. Miro constantemente la cerradura, tentado por salir, tentado por dejar de sangrar. Sin ambargo sigo ahí, atado y prisionero en mi propia locura, rodeado de las mismas imagenes, dejándome corroer por mis obsesiones, miedos, deseos, odios, amores, fantásmas que llaman siempre a la puerta. Algunos se quedan fuera, mirando por ventanas que no existen, con miradas burlonas que aunque no veo, las siento pesar sobre mi nuca. Otros pasan dentro y se dedican a pasar el día conmigo, recordándome su existencia. Podría huír de ellos, sería tan facil... pero me empeño en seguir encerrado. Soy victima y verdugo, porque sólo yo me dejo aguojonear. Abro la puerta a los fantasmas para que entren y me torturen. Es facil huír. Es facil salir. Porqué me empeño en seguir encerrado? Porqué me empeño en seguir dejando entrar a más verdugos de los que necesito? Puede que el dolor me recuerde que sigo vivo, que puedo seguir sintiendo, que mis emociones son reales. Aunque a veces dudo de esas emociones, porque al fin y al cabo, los fantásmas no dejan de ser humo, un humo que me hiere al respirar. Me molesta su presencia, pero no hago nada para evitarlo. Me rio. Les enseño mis sucios dientes, dejo a su merced mi escualido cuerpo para que acaben con él de una vez por todas. Solo soy un demente que quiere destruirse, y la risa es solo el retorcido reflejo de una inmunda amargura. La ironía es el reflejo malsano del sarcasmo y yo caigo rodando en la llanuras de nadie. Mis manos se aprietan entre sí hasta que el dolor me impide respirar. Sigo apretando y las uñas se hunden en mi carne. Más sangre gratuíta. Más dolor inecesario. El deseo de que esto acabe y el disfrute por saber que nunca acabará hasta que acabe conmigo. Cuanto tiempo puede alguien soportar la peste de la sangre, las orines y las heces? El sonido estrángulado de su própia voz demente y los estertores de muerte que desvelan sus sueños? Pero sigo ahí. Encerrado. Y tengo la llave para salir, para acabar con todo. Me miro al espejo y veo a un extraño. Quiero emocionarme pero ya no caen lagrimas. Cuando dejen de dolerme las heridas infligidas puede que ya nada valga la pena... ni tan siquiera salir de este encierro. El lobo estepario es un monje mal parido que se masturba demasiado y la sangre de cristo era el mismo semen en el que se bañaba Cleopatra. Los esqueletos siguen danzando sobre un rio compuesto de sangre, bilis, semen y lágrimas. Todo está en ese rio. La vida entera, la misma esencia de toda la realidad... todo está en ese rio. Y yo bebo de él porque yo mismo lo produzco, con mi carne, mi angustia, mi sexo y mi pena. Pero no saldré... No dejaré que nadie me arrastre fuera. Muerte, dame un beso, que sea dulce y que tu abrazo me haga sentir vivo. Todo se resume a esto.
Mientras tanto... la tierra sigue girando y yo sigo envejeciendo.
Te quiero.

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero

O como somos perfectos desconocidos. Talados de bosques olvidados, ignorantes de que cada piedra era un sueño... y aún hay fanáticos que matarían por ello, negándose a destruir espejismos. Extraños para sí mismos, extrraños entre ellos. Me confundí, y ellos también se confundieron. Quién se dará cuenta primero? Un beso?

 

Ceci n'est pas l'amour... 

Entre Copas (Sideways)

Entre Copas (Sideways)

El argumento de esta película no es demasiado atractivo al primer contacto: dos tipos que se van de viaje durante una semana, antes de que el amigo de el protagonista se case. He de confesar que el trailer no me enamoró precisamente, y que tuve que hacer muchos esfuerzos para sentarme finalmente a ver esta pequeña joya. Ese argumento tan sencillo se va complicando poco a poco: se ve como el protagonista es un escritor frustrado que se lleva a su amigo, un actor que triunfó en el pasado con un papel en un culebrón, a recorer las zonas viñícolas de California. Nada más empezar podemos ver el drama del personaje cuando se ve obligado a robar dinero a su madre para poder costearse el viaje, pero a medida que van pasando los minútos, nos damos cuenta de que esa ruina es el menor de los problemas del personaje. A medida que se dibuja su desgracia, las gracias de su acompañante empiezan a desdibujarse hasta convertiurse en una mera caricatura, un pobre hombre que triunfa y folla pero que ha olvidado quién es en realidad. Habla la película del mundo infantil que rodea al amor adulto actual, de las barreras que nos creamos, nuestra testarudez ante la cicatrización de viejas y molestas heridas y la ineludible sensación de soledad a la que nos atamos. El protagonista prefiere sufrir en soledad antes de enfrentarse a la realidad, a la vida... tal bez porque todo sea complejo? o tal vez porque sea demasiado facil? Un miserable que conmueve, pero conmueve por la dura realidad de la situación: no comieron perdices ni fueron felices, los fracasados mueren fracasados y el mundo acaba perteneciendo a los audaces... Podríamos dejarlo en un cuanto moderno. Ya no existe caperucita roja, existe un hombre de 40 años preguntándose a qué demonios le llevará todo esto que llamamos vida.

Como ya nos demostró su director en About Schmidt, la comedia puede saber muy amarga cuando conocemos a sus protagonistas. Una banda sonora excelente, una fotografía delicada, un ritmo cuidado, el trabajo de los actores admirable (sobre todo un sobervio Paul Giamatti) y una historia preciosa. Cuando acabé de verla tuve ganas de apuntarme a un curso de cata de vinos... y aún estoy dándole vueltas. Espero que le guste a aquella persona que la vea tras leer mi comentario. Y si no le gusta... bueno, ya se sabe, para gustos y colores.....

Historias del metro

Historias del metro

 

Sentimientos encontrados en el andén del metro

Una mirada, un beso, un sueño

Una sonrisa leve y forzada

Y un saludo con la mano.

 

La vida se acaba al final del túnel

Pero las palabras se niegan a salir

Caprichosas amantes

De un silencio demasiado estilizado.

 

Los ojos suplican que se rompan las paredes

Con los mismos martillos que golpean al corazón

Que se quiebren las cadenas,

Que se muevan las montañas

Que se pare el tiempo

 

Para que, por fin, las palabras salgan,

Las lágrimas broten del nudo del estómago

Y que lleguen a los oídos

Antes de que estos desaparezcan

Con el cierre hermético de las puertas del vagón

 

Y este desaparezca para siempre

Llevándose consigo las lágrimas, las palabras

Los besos, los sueños y los sentimientos

Al mar del olvido,

De lo que pudo ser un nunca pasó.

 

                            Seven Milgram, Historias del cotidiano (Ed. Galatea, 1996)

Lanzar piedras contra el lago....

Mandarlos a todos a la mierda. Así de facil. Sin odio: simplemente olvido. Sumir a todos los rostros en unmismo y espeso mar de nada, para que nunca vuelvan sus palabras a significar nada. Es bien facil. Hipocresía dirán alguno. No. Han sido demasiado años aguantando tanta hipocresía, intentando mantener unos sentimientos más o menos sinceros y darse cuenta de que estaban demasiado lejanos de los sentimientos que flotan en el aire... Da igual. Ya ha pasado. Se corre el telón y se acaba la obra. No diré que he disfrutado participando en ella. Ojalá no hubiese tenido la ocasión de hacerlo. Dicen que la gente le da el sentido a la vida. A si? Le da el sentido ala vida en el engaño, el odio? Cada nueva persona es una nueva decepción, cada una más vacía que laanterior, a la par de un espiritu que poco a pocose agota de conocer... porque cada nuevoconocimiento lo destruye un poco más. Para qué sentir como se muere por dentro? Es eso lo que ofrece la gente que pulula por el planeta? El dolor nos indica que seguimos vivos...pero quién coño quiere seguir vivo para seguir sintiendo el dolor? Quién coño quiere vagar en el desierto durante toda su puta existencia por el mero hechode sentirse vivo gracias a la sensación de sed que rasga sus tripas? Y es que eso es la vida: un enorme desierto de sentimientos donde cada amor no es más que un espejismo, un lago de cristales sobre el que, si nos lanzamos, al caer, quedarán nuestroas restos cercenados, sangrantes...antaño vivos. Si estalla nuestro corazón podremos morir? No. El corazón es una fragil estructura de cristal que siempre se rompe,que siempreestallaen mil pedazos; y cuando nos creemos muertos, libres, resurge de sus cenizas para hacernos patente el dolor, la sed, la necesidad de lanzarse a ese lago de cristales rotos para voler a sentir como nuestros miembros se desprenden de nuestro cuerpo...o de lo que era nuestro cuerpo, mejor dicho. Nacer y volver a morir. En eso se basa nuestra vida en relación con el resto dela persona. Ante tal panorama... porque no enviarlos a todos a la mierda? Enviarlos a la mierda porque ya se ve de lejos que eso no son lagos sino reflejos, ilusiones, espejismos... hasta que la sed sea irresistible y nos veamos obligados a recordar que somos humanos...y volver a morir....para volvera nacer. La vida es la metafora del tartaro, quién la querría?

Teoría del Caos explicada a partir de Lorenz

Una cosa lleva a la otra. Teoría de la causalidad, originaria de nuestro legado helénico. Alquilo El efecto mariposa, ordeno mis recuerdos y acabo sumergido en filosofía científica. Lorenz era un físico de los años setenta que en un estudio climatico pudo constatar que a partir de unas infimas variaciones se llegaba a estados realmente complejos. De ahí la metafora de la mariposa, para el profano (como lo era yo hace algunas horas): el aleteo de una maripósa puede ser la causa de un huracán a varios kilometros. No parece nada del otro mundo pero estas teorías causaron furor en su momento y creo que siguen dando que pensar. En mi búsqueda por alguna definición más o menos decente de tal teoría me he encontrado con duras criticas al movimiento de la física del Caos, al que tildan de simple moda. El problema es que todos se basan en la metafora de la mariposa sin ir más allá: a la matríz de la teoría. Del efecto mariposa no interesan los pormenores climaticos y mucho menos la obvia afirmación de que los elementos complejos pueden partir de elementos sencillos que se complican por el camino. La primera información importa menos que un pimiento y la segunda es más que asequible. Lo que ninguna explica es lo que hace de ella un teoría del caos, que es mucho más que el efecto del aleteo de una mariposa y lo complicado que es predecir el tiempo; se trata más bien de la imposibilidad de predecir algo en un sistema en que cualquier infima variación altera completamente la situación. Lo novedoso de la teoría del caos es que rompe con la idea del estratega ajedrecista: el peón con el que no se ha contado puede tomar una iniciativa, avanzar cuatro casillas y comerse a la reina en un mismo turno. Cada pequeña varíación de elementos insignificantes en el presente puede significar la clave del futuro. Pero al estar la realidad conmpuesta de tantos elementos, la fluctuación es tal que la predicción estrategica solo puede basarse en especulación. La teoría del Caos no busca a explicar como se predice sino a explicar la imposibilidad de la predicción. Es evidente que siendo del campo meteorologico desde elque sale, este se convierte en una metafora más que perfecta para explicarlo pero donde se equivocan sus criticos es al no valorarla como tal, como metafora. Lo interesante de la teoría del Caos es aplicarla a todos los ambitos y así cambiar el concepto de estrategia. No es negativo el pensar que no hay movimientos seguros, simplemente es una postura realista que cambia la valoración de la capacidad de la personas: el triunfo del hombre sobre la maquina, del arquitecto sobre el ingeniero... de la reflexión frente al simple calculo. Sólo nuestra mente puede crear universos perfectos (y habría que comprobar si realmente es así).
PD: Pi

Arsene Lupin, gentleman cambrioleur

Arsene Lupin, gentleman cambrioleur Leía sus novelas cuando tenía 13 años... Era un heroe para mí. Era un personaje mucho más cercano que Sherlock Holmes, mucho más intrigante que el Dr. Jekyll y el más inmoral de todos. No permitiría que se le llamase asesino, pero no dudaba en emplear la fuerza, ni amenazar, ni usar cualquier truco para conseguir lo que quería...a cualquier precio. Era y no era. Leer sus novelas era adentrarse en el universo de un hombre sin cara: por mucho que creyesemos conocerle...no sabíamos realmente nada de él. Aunque su historia se esclarecía poco a poco en cada capitulo, Arsenio Lupin tenía más nombres de los que nadie pudiese conocer y siempre jugaba con ases bajo la manga. También era debil, pero sabía ocultarlo mejor que nadi, creando mil identidades. Es el picaro del siglo XIX. De la mano de Maurice Leblanc salía el rival del inspector Gallimard, y antagonista de Herlock Sholmes. Lo tenía todo. Creo que de todas las novelas que he leído, las de Arsene Lupin serían las únicas que volvería a leer. Por el puro placer de volvermelo a pasar de coña con las intrigas de ese personaje tan amoral...Porque ni siquiera era un Robin Hood. No. El llevaba su propia guerra, y lo sabía tan bien que no dudaba en retar a la policia en los periodicos, y crear siempre confusión alrededor de su caotica figura.
Polemico, entrañable, chulo... era el antiheroe favorito de toda la francia del XIX y XX. Es una lástima que un personaje tan importante en el mundo de la literatura, merecedor de un nombre junto a Sherlock Holmes y Hercule Poirot apenas se conozca como reminiscencia de unos dibujos manga.
Por eso la gente salió con una cara tan extraña de la sala del cine. No sabían que opinar sobre una pelicula que recojía la esencia de Lupin. Una pelicula hecha a la medida de un mito que, lamentablemente se está empezando a desconocer...

Creo que voy a recuperar sus novelas y a conseguir otras nuevas.

Un charco de esperanza

Tras la tormenta viene el buen tiempo. O por lo menos eso suele decir la gente. Yo no creo que haga buen tiempo del todo, pues en vez de despejarse el cielo ha quedado cubierto por una capa de nubes de plomizo semblante.
Pero en el fondo hay calma. La calma de un mar que ruge y un viento que aulla en la playa desierta, mientras cae una fina llovizna.
En fin, la rabia se ha ido, y aunque no ha llegado el cariño, por lo menos todos se ha tenñido de una amarga y tranquila melancolia. Cuando ya no hay tomenta, la lluvia ya no azota, sino que acaricia, y los aullidos del iento parecen susurros frente a los rugidos anteriores. Incluso el már es un gimoteo frente al recuerdo que lo precede.
Y así, todo yo pierdo las fuerzas que tuve que reunir para desatar la tormenta y me disuelvo en la armaga caricia de la melancolia... Pero eso no tiene porque verse mal, sino como un buen vino con veneno, que te mata dulcemente. Y esque acaso alguién tiene miedo a la muerte? O esque la gente ve cielos descubiertos donde las nubes tomentosan acechan... amenazando con un ataque que cojerá desprevenido al hombre feliz.
Te atreves a acusarme de hombre feliz? Porque en mi cara se dibuja una sonrisa? Deja, pues, que te diga que me gusta sonreir, y másd cuando estoy en los brazos de una mujer, que a la vez que agradle es letal.
Letal?
Si, letal. Tan letal como un amor lanzado a lo lejos y que ya no supo como volver, tan letal como el beso de la más bella de las viboras, tan letal como darte cuenta de que esta vida hace tiempo que no es tuya.
Y bien, pues sonrio. Sonrio porque ya no espero otras caricias que estas, sonrio porque me da igual y sonrio porque estoy acojonado.
Acojonado con morir en los brazos de una mujer agridulce, que ni me va ni me viene, acojonado de morirme dando por supuesto una realidad más placentera y acojonado por perderme antes de encontrarme.
Igualmente me aferro a sus brazos, hundo mi cara en su sexo, probando la acidez de sus liquidos, el exilir de mi muerte.
Soy una puta de la vida? Tal vez, pero esque aún sigo creyendo en esa leyenda llamada amor...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Desde el fondo del pozo

Desde el fondo del pozo te llamo. Estoy hundido en un lodo de rabia y desesperación. No puedo escalar las paredes y me ahgo con mis propio aliento. Veo la luz al fondo y parece que no la podré alcanzar nunca. Necesito su mano, tu voz como una cuerda de seda a la que poder aferrarme para salir. Pero cuando trepo es hacia abajo..
Esque no significa nada tu ayuda desde aquí abajo? O esque es la propia suciedad la que corrompe el orden de las cosas?
Porque debo decirte que aquí abajo, todo es diferente. El lodo entra en mis ojos, penentra en los poros de mi piel y entonces todo cambia. Ya no soy yo.
O si?

Dialogos en el infierno entre el corazón y la polla

El dialogo más esperado desde Maquiavelo y Montesquieu!!!
Querida mia, mi amor, te quiero...te quiero...te quiero...follar.
Años, siglos, milenios, de civilización para estar con los mismos dilemas. Y claro..frente a un dilema que mejor que el parche de la hipocresía?
Siglos de mentiras para terminar en un sistema imperfecto que acaba dependiendo de ellas para subsistir.
En él solo se acepta una parte, para destinar la anergía de la otra con fines politicos. Te enseñan a sacrificar una mitad de tí por el bien del sistema.
Al final la gente acaba buscando un lugar neutro para encontrar la paz. Una tierra de nadie que llama al bienestar...pero que desemboca en una monotonía que no puede dejarte indiferente a la pregunta sobre qué haces con esa persona...porque enfocas la vida de esa manera?
Y esque desgraciadamente, es muy dificil encontrar a gente completa con la que mantener una relación completa, por lo que normalmente acabas quedandote en esa tierra de nadie. La resignación por la felicidad.
Bonito cambio, no?
Pero acaso no crees que es mejor estar solo que mal acompañado? No. Porque no te sueles dar cuenta si tu espiritu reposa tranquilo.
No debería ser tan dificil encontrar gente que te entendiese, pero si te pones a buscar...sólo verás un desierto. Porque quién aguantaría las perversiones de tu cuerpo y de tu alma... y más que agunataría...quién las aceptaría?
Porque tenemos que salir del circulo de conformismo en el que nos encontramos. La vida no es el cuento que nos venden, y precisamente por eso hemos de intentar ir más allá de ella. Porque la viuda que se extiende ante nuestro tiempo es el desengañoa de una fantasía que nos encadena al clasismo más radical.
Al final nos acabamos autocensurando y diluyendonos en un mar de almas perdidas que aún se preguntan qué hacen ahí.

Sé que es dificil, pero quiero querer a una persona que me quiera, quiero follar con una persona que me desee, quiero hablar con una persona que me entienda y me replique, y quiero vivir con una persona que sea esas tres facetas.
Porque el juego en el que demasiados están metidos es el de desear follar a la vecina, desear contar cosas a la colega, desear querer a ese amor platonico que nunca alcanzó, o simplemente desar irse con otra persona del todo.
No vale la pena estar solo antes de caer en ese juego?
No sé. Yo creo que sí.
Si no estás muy convencido..entonces preguntaselo a tu polla o a tu corazón.

(si esto lo lee una mujer, ruego que sustituya polla por vagina, o lo que le plazca. N del A.)

Quiereme, amame, odiame, despreciame, pero no me abandones en el limbo de la indiferencia

Me cuesta mucho mirar sus ojos y no poder leerlos. Me molesta haber perdido la seguridad que antes tenía. Sentir como su cuerpo huye de mi, su alma cierra sus puertas y su piel se convierte en el sueño de ser acariciada. De lo que parecía algo real sólo queda el suspiro de un corazón desquebrajado.
Me odio por haber perdido la seguridad, o por lo menos de hber sido el artífice de su desvanecimiento. Soy el saboteador de mi própia felicidad, aunque esta significase engñarme. Toda felicidad supone el engaño, por eso me he dedicado a sabotearla...pero inconscientemente. Yo no he querido perderla, pero algo dentro de mí parece ser que permanece obstinado en destruír aquello que aprecio. No es una forma de evadirme de la responsabilidad: ese algo dentro de mí es de cosecha própia: mio: yo.
Pero es demasiado tarde, pues como muchas otras veces, me he dedicado a minar una buena relación, torturado por un paso que no podía dar. Casi podría parecer que me dedico a destruírlo para no tener que seguir viviendo con las migajas del deseo, con el premio de consolación de la carrera de mis sentimientos... Per da igual. La cuestión es que ya he perdido a ese alguien. Hay veces que no se puede volver atrás, y el campo del amor recoje la mayor parte de esas veces.
Podemos llamar a eso amor? Que es realmente el amor? Una obsesión poetica? Un dolor de barriga dramatizado? Una enfermedad pasada por filtro romántico? Unos instintos formalizados?
Sea lo que fuere, cuando se queda a medias produce un vacío inaguantable. Uno se desprotege, se vuelve debil... descubre que tiene corazón. Y siempre renace, porque cuando volvemos a amar descubrimos que allí donde pensabamos que sólo habían cenizas rebrotan esos sentimientos que hacen que merezca la pena seguir vivos. Y volvemos a sentir, esa naturaleza masoquista que llevamos dentro vuelve a adueñarse de nuestra vitalidad.
Pero duele tanto...que merece la pena volver a amar? No sé si el balance es positivo, pero es algo inevitable: no eliges ni cuando ni como ni con quién.
Es bastante jodido el darte cuenta demasiado tarde, darte cuenta de que vacio te produce la falta de esa persona...el hecho de que no te hierva la sangre hasta que te das cuenta de que has caído en un agujero desde el que jamás la alcanzarás...
Y por eso hablo de renuncia. Porque, vale la pena verla desde el fondo del agujero?
No sé la respuesta, pero sé lo que he hecho. He sacado a relucir lo peor de mí. Cuando me desespero no me controlo, y entonces todo aquello que odio de mí, todo aquello que oculto, como todo buen hipocrita o actor, sale a la superficie de mi ser. Se produce entonces el cisma. No puedo volver a hacer el camino sabiendo que ella ha visto hasta lo más hondo de mis deseos y mezquindades. De hecho, será que pienso que no vale la pena acercarme, porque ya sé de antemano que se trata de las los fragmentos que han quedado de un sueño roto. Y me he exilado al limbo del olvido.
Tendré que esperar a que brote de nuevo el amor... o tal vez me quede convertido en piedra durante mucho tiempo. Me da igual. La vida es solo un tramite en el coleccionamos momentos que recojen sentimientos...el resto es secundario.
La tierra sigue girando princesa, y de sus cenizas nace el ave fenix, siempre ardiente y vigoroso...y rojo, como el corazón.

La belleza de omitir

Cada vez encuentro a menos gente que comprenda cuando les hablo de omitir. Por no decir que practicamente nadie omite. Se trata de una forma de expresar sentimientos mucho menos evidente que el tipico toqueteo o conversación-de-besugos.
A veces, cuando deseo algo, la única forma de expresar que lo quiero es evitandolo. Siento como una fuerza dentro de mí que aumenta a la par que mis deseos.
Nunca me ha gustado cojer lo que me gusta. Nunca me ha gustado expresar lo que siento. He preferido que la persona se diese cuenta de ello a través de las omisiones. Lo jodido del asunto esque normalmente nadie está pendiente de esos movimientos. Nadie se fija en las sombras, y para que este juego tenga algún sentido se deben al menos comprender sus reglas. Pero parece ser que eso cada vez es menos probable. Vivimos en la cultura de lo explicito. El exibicionista domina sobre el voyeur... y nadie sospecha de que una persona pueda esconderse tras un cuerpo.
hace poco ví algo parecido en la pelicula El Bosque. Hicieron mención a ello, y de repenté pensé que me era muy familiar. Eso me trajo a la mente las palabras de una amiga: si no dices nada, la gente no tiene porque saber nada. Así que la gente solo se percata de que te gusta una chica cuando le metes mano? Nadie puede percibirlo en elementos más discretos?
Siempre me remito a la misma frase de becquer para distintos casos. Si la poesía más hermosa es aquella que no ha sido pervertida con la escritura... no es el amor más intenso aquel que no ha sido pervertido con la carne? No me refiero para nada a no poder acostarse con esa persona. No soy tan hipocrita, soy un animal, como todos los del corral...pero me siento un poco solo en el sentido de que parece que soy el único que se preocupa de buscar algo más que el animal.
No son normas de otros, són mis normas. Si todo el mundo va hacia un lado, es posible que me guste caminar hacia el contrario. Igual me he perdido en valores que hace tiempo que cayeron en desuso. Pero la verdad, para ver a cuatro niñas que se acuestan con el cameloo de turno para poderse meter una raya de coca...prefiero vivir mi pequeña tragedia.
Sangro más, pero creo que en el fondo me gusta sangrar.

Like a rolling stone

Navegando por mares de nada, atravesando el recuerdo de su mirada. Durmiendo con el deseo de tenerla en mis brazos, sentir su piel contra la mia. Sintiendo que mi alma son miles de diablos que pelan en mi interior, desgarrando mis entrañas con violencia. El corazón se rompió... como muchas otras veces...en mil pedazos. Y cuando menos me lo espere, volveré a tener uno nuevo, un nuevo corazón para romper en mi interior, y dejar que su reflejo se pierda en mis venas, contaminando mi sangre... haciendo estallar mi cabeza. La dulce muerte del espiritu de alguien que un día quiso...y que seguirá queriendo, pero nunca será el mismo.
Has visto sus ojos? Su mirada me desarma, por eso yo aparto la mía. Y desde el otro lado del rio, me imagina el tacto de su piel, y me parece sentir su alma escapando por su boca... Aquella criatura que desconoce los mil diablos que encierra mi cuerpo, y que cada uno acciona un nervio, y yo exploto.
Ira, rabia, locura... lo que sea para espantar. Si esos acordes siguen desgarrando así mi interior, poco quedará de mí cuando quiera darme cuenta. Pero que es la vida sino una colección de momentos? Y si esos momentos són tan sólo deseos y anhelos de realidad...entonces cual será mi realidad. La realidad de una mentira que tomó forma de hombre para pretender que amaba...y tan sólo destrozaba su corazón para sentir que aquello era real...
Un vicio...un placer....eso era la tortura... Necesitaba torturarse porque en el fondo sabía que era incapaz de vivr esos momentos.
Y si mis besos le producen nauseas? Quien soy yo para vivir? Yo, el navegante de los mares de nada, donde todo nunca existió.
Ya sé que actué. Y en el fondo mentí. Sólo fue para tenerte cerca. Y los mil diablos que cojían mis palabras cuando más deseaba hablarte no són excusa para como me comporté...
Por eso he vuelto a navegar...
Te quiero.

No me pidas que sea coherente...por lo menos no respecto a este tema.

O morir pensando en un tesoro que no puedes conseguir. El mundo avanza, la tierra gira y los sueños se pierden en el olvido. Una maquina que destruye el alma con el dolor de la carne. Pero hay cosas, por muy absurdas que sea, que sobreviven en esa masa pegajosa y palpitante que llamamos corazón... Aunque este se encuentre en cada una de nuestras celulas, porque sus besos los siente todo el cuerpo, sus caricias las sienten cada una de mis arterias, su mirada penetra hasta la medula de mis huesos...y todo ello se resume en un vacio tan inmenso que amenaza con tragarme.
Cuanto se puede aguantar así? Uno piensa que muy poco...pero la tierra sigue girando, y el aire sigue oxidandote...mientras yo me hundo en el lodo de la esperanza.

Tras su beso tan sólo hubo vacío.

C. W.

C. W. Un salto a la desesperada. Un salto a la desesperada para acabar tirado por los suelos ahogandome en mi própia sangre. De eso se trata.
Estar solo en el suelo. Ya nada importa. Levantar la vista y ver que no hay nadie que te ayude a levantarte. Y aún así seguir arrastrandote hacía aquello por lo que te has tirado. Cada movimiento es el crujir de un hueso. Las lagrimas se mezclan con la sangre derramada, y ese es el rastro que dejo, cuando a la salida del metro todo el mundo lo pisará sin preguntarse siquiera qué pobre diablo se ha descompuesto allí.
No sabría decir que me impulsó a ir. En el fondo ya sabía que acabaría mal, pero igualmente, mi alma masoquista me impulsó a seguir... a lanzarme a la desesperada a un salto imposible que tan solo me produciría dolor. Y la caída dolió. Dolío como pocas veces me ha dolido algo. El cuerpo es de piedra, pero el corazón está hecho de quebradizo cristal.
Y este se resquebraja con cada paso. Un corazón que amenaza con desaparecer cuando en polvo se haya convertido y el viento se lo lleve.
Cuando llego al hotal la soledad me saluda... Me tumbo en la cama. Tengo sed y lo que hago es beber por la piel, sientiendo como el agua penetra en cada una de mis heridas. Y las lagrimas se funden con el agua. Y la sangre se diluye con el agua. Y yo entero me fundo con el agua para desaparecer por el desague y olvidarme de todo.
Intento escribir con mis torpes dedos mientras estoy estirado. Todos y cada uno de mis huesos quiere dar su opinión, y las palpitantes heridas intentan callarlos reclamando mi atención.
Pero por encima de ellos, in dolor sale de mi interior, y mis lagrimas de bilis negra la que sirve de tinta para plasmarlo.
Cuando saco toda esa amargura, tan solo queda vacío. Y me tumbo, como un cadaver, sin ilusiones ni futuro. Sin motivación alguna. Sin deseo de volverme a levantar. Mi alma corre por los desagues de londres mientras mi corazón se perdió al vuelo por el espacio.
Aún así sigo aquí. Ya sé que nunca funcionaría, pero te quiero. Y seguiré queriendote. Y siempre estaré en alguna parte queriendote. El uníco mueble que le queda en la sala vacía de mi alma.
Definitivamente, estoy loco. Verdad?
Te quiero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Saltar al vacío

Estoy frente a un precipicio y estoy dispuesto a saltar.
No me importa que no tenga sentido alguno, no me improta que sea una tontería. Necesito verla de nuevo.
Necesito volver a mirarle a los ojos, decirle que la quiero a pesar de todo.
Voy a hacer un viaje inutil. Voy a hipotecar mis vacaciones por un bien perdido. Pero no me improta. Por más que lo intente no consigo olvidarle.
Lo he intentado, pero no es posible. Es lo mejor que me ha pasado. Y aunque sé que no hay futuro posible entre los dos, al menos voy a intentar tenerle entre mis brazos unos segundos. Volver a mirarle a esos ojos brillantes, y volver a besarle. Unos segundos más con el contacto de esos labios y ya habrá valido la pena el haber existido un año más.

"Mi vida sólo se justifica actualmente por unos segundos contigo. Con volver a oír tu voz, y tu mal acento español.
Te ví leyendo, apartada de todos, y aproveché para hablarte. Te solté cuatro cosas que sabía sobre el autor del libro que leías y lo relacioné con mi ciudad. Y quien sabe si eso desencadenó un fortuito roce que cada vez se hizo más evidente, hasta que pude acabar contigo.
Echo de menos esos moemtnos. Estar abrazado a tí. Mirarte, besarte. Acariciarte con mis torpes dedos. Recorrer toda tu piel, acariciarte entera... incluso olerte (seguías oliendo bien incluso despues de dos días...con ese olor tan sueave que desprende tu piel...).
Me daban rabia pequeñas cosas de tí, igual que también yo tenía mis multiples defectos. Eso es evidente. Pero acabé amando esos defectos, porque formaban parte de tí.
Tengo que olvidarte, pertenecemos mundos distintos... Pero no sé que haré sin tí.
Te quiero, te quiero muchisimo, y voya lanzarme al vacío tan solo para poder volver a verte aunque sea tan sólo unos instantes más."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres