Blogia
Spleen

Entre Copas (Sideways)

Entre Copas (Sideways)

El argumento de esta película no es demasiado atractivo al primer contacto: dos tipos que se van de viaje durante una semana, antes de que el amigo de el protagonista se case. He de confesar que el trailer no me enamoró precisamente, y que tuve que hacer muchos esfuerzos para sentarme finalmente a ver esta pequeña joya. Ese argumento tan sencillo se va complicando poco a poco: se ve como el protagonista es un escritor frustrado que se lleva a su amigo, un actor que triunfó en el pasado con un papel en un culebrón, a recorer las zonas viñícolas de California. Nada más empezar podemos ver el drama del personaje cuando se ve obligado a robar dinero a su madre para poder costearse el viaje, pero a medida que van pasando los minútos, nos damos cuenta de que esa ruina es el menor de los problemas del personaje. A medida que se dibuja su desgracia, las gracias de su acompañante empiezan a desdibujarse hasta convertiurse en una mera caricatura, un pobre hombre que triunfa y folla pero que ha olvidado quién es en realidad. Habla la película del mundo infantil que rodea al amor adulto actual, de las barreras que nos creamos, nuestra testarudez ante la cicatrización de viejas y molestas heridas y la ineludible sensación de soledad a la que nos atamos. El protagonista prefiere sufrir en soledad antes de enfrentarse a la realidad, a la vida... tal bez porque todo sea complejo? o tal vez porque sea demasiado facil? Un miserable que conmueve, pero conmueve por la dura realidad de la situación: no comieron perdices ni fueron felices, los fracasados mueren fracasados y el mundo acaba perteneciendo a los audaces... Podríamos dejarlo en un cuanto moderno. Ya no existe caperucita roja, existe un hombre de 40 años preguntándose a qué demonios le llevará todo esto que llamamos vida.

Como ya nos demostró su director en About Schmidt, la comedia puede saber muy amarga cuando conocemos a sus protagonistas. Una banda sonora excelente, una fotografía delicada, un ritmo cuidado, el trabajo de los actores admirable (sobre todo un sobervio Paul Giamatti) y una historia preciosa. Cuando acabé de verla tuve ganas de apuntarme a un curso de cata de vinos... y aún estoy dándole vueltas. Espero que le guste a aquella persona que la vea tras leer mi comentario. Y si no le gusta... bueno, ya se sabe, para gustos y colores.....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres