Blogia
Spleen

Cangrejo

Que nadie me pregunte como me dejé arrastrar hacia ese antro. No lo sé ni yo. Tal vez sea aplicable al caso el dicho de tiran más dos tetas que dos carretas. La gente reía. Y volvía a reír. Día del orgullo gay. Yo estaba esperando que se me apreciese Ziggy y me salvase de los travelos que bromeaban sobre mis pintas.
Por lo menos pude comprobar que tampoco me siento comodo en este tipo de locales. Digamos que más bien tenía esa sensación de desorientación que solía tener cuando iva al circo o veía a los payasos. Algo tan decadente, risas falsas, felicidad bajo una capa de mal maquillage... Vamos, un ambiente en el que no sabes si reirte por el ridiculo, o llorar por lo triste que era. Un cuadro mal compuesto.
Ahora por decir esto se me podrá clasificar de homofobo. No lo soy. Es más, una de las mejores personas que conozco es gay. pero es un tipo de gay diferente. Discreto, intelectual, estudioso, interesante... Tal vez su interés resida en lo poco gay que parece. Alejado de esos marcos almodovarianos. Por cierto, tampoco me gustan las peliculas de almodovar. Y creo que lo que sentí en aquel local era más bien parecido a la sensación de estar viendo una peli mala que tuve viendo la mala educación. Que un director sea malo y se crea un gran artista no significa que haya de ser de culto. Ser Ed Wood no debería ser tan facil (al menos él era autentico...).
Pero no nos vallamos por las ramas. Estaba haciendo mi pequeña critica sobre el mundo gay. Generalizando, evidentemente. Aunque lo curioso de generalizar sobre el colectivo gay es que toman esos arquetipos genralizados como simbolos de orgullo.
Entras en el Crazy y se te puede caer el alma al suelo. Felicidad de plstelina. Puedes palpar la burda tela que separa el sentimiento real del fingido. Y luego ves al tipo trajeado, esperando en un rincón oscuro con su cubata en la mano a que surja la oportunidad de llevarse a algún joven de camiseta ceñida a la cama esa noche. La noche de los chicos desnudos con calcetines puestos, abrazados a patitos de peluche colgados de las paredes. O de los hombres con vestido haciando playback de canciones de la diva gay del momento.
Donde están Ripley y sus tormentos? Era yo el único sintiendo un vacio...una falta de contenido tal que amenazaba con tragarnos a todos. Y la misma triste senación de maquillaje barato mal colocado era la que sentía en el Cangrejo. Y la gente reía. Y todos estaban bien. Y yo volvía a sentirme incomodo.
O cuando fuí al Arena, bebido, pero desplazado, a pesar de haberme movido con un grupo. El gay de diseny, fashion...el espiritu mestizo del Raval...se ha dado significado postizo a conceptos vacíos.
Me gustaría ser gay para poder decir que todo me parecía una enorme tontería sin que se me acusase de ser un homofobo de mierda. Si no te gustan las pollas no puedes opinar sobre ciertas cosas. De eso se trata la libertad de expresión, de que tan solo puedas opinar si perteneces a un grupo cool desfavorecido. O cuando montan festivales literarios de mujeres...
Me pregunto...si a alguien se le ocurriese organizar el día internacional de hombre blanco medio heterosexual...lo lapidarían? Somos bestias jugando a ser caballeros.
Mientras miro la foto de ese tio con gafas de sol luciendo una enorme polla, digno de cualquier pagina de play-boy... y me pregunto donde está el arte ahí?
El arte de lo evidente?
Seré yo el retrogrado y ellos los progresistas? Entonces porque buscan a asumir los valores tradicionales cuando yo me esfuerzo por borrarlos?
Pensamientos por aquí y por allá. Y mientras pensaba esto estaba viendo bailar a un tio en tanga y con tacones mientras la chica que tenía al lado me decia que ese tio tenía mejor culo que ella y mientras (para que nofaltan mientrastantos) todo el mundo reía.
Y yo sólo podía entir vacío.
Entr
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres