Blogia
Spleen

Minuto Macabro (numero especial)

Es un extraño caso el de Marc M; cierto día despertó sin saber quién era. Ese hecho no se debía a ningún acontecimiento en especial sino a la falta de estos. De la mísma manera que si uno repite una palabra hasta la saciedad esta pierde el significado, Marc M. había seguido durante tanto tiempo la mísma rutina que esta había llegado a carecer de significado. Por lo tanto se encontró de repente viviendo automáticamente una vida que ya no era suya sino un recorrido por el tiempo programado por alguien que en su origen era él mísmo. Se levantó, se duchó, se miró al espejo, se lavó los dientes, se vistió, desayunó, tomó un café, salió a trabajar, saludó a la vecina por el camino, bromeó con los compañeros de trabajo acerca de los resultados del partido del día anterior, hizo dos pausas para tomar un café, hizo una pausa para comer, volvió a hacer una pausa para otro café, plegó del despacho, se fue a un pub a beber con los compañeros, volvió a casa, se hizo la cena y volvió a dormirse. Y así una y otra vez. Cada vez que se miraba al espejo veía la mísma cara pálida, picada en las mejillas, nariz grande, un mechón rebelde atravesando su arrugada frente, unas orejas demasiado despegadas...unos ojos grises, son brillo alguno. Quién era esa persona? Marc M. no lo habría sabido decir. Era él? Obviamente, si ese reflejo formaba parte de su realidad tenía que ser él pero, y si no lo era? Y si no estaba viviendo su vida? Nunca lo supo, de la mísma manera que nunca supo cuando olvidó quién era. Y así siguó, sin saber quién era, una y otra vez hasta que, un día, su corazón dejó de latir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Caronte -

Vamos si está prostituído el texto este XD. Este texto es un encargo de mi madre, que quiere adornar el pasillo con una tipografía escrita que haga juego con un cuadro rojo bastante rarillo que commpró en una galería y que quiere colgar en el mismo pasillo. Por si te interesa, el texto definitivo está escrito como un hipotetico extracto de un inexistente libro de Sheridan Vale escrito en el 68 y títulado El Hombre Hueco.

Anónimo -

Muchas posibilidades poseo al objetar sobre Marc y aún bastantes cosas más, pero que realmente considero inoportunas decir. Diré sólo que Marc tuvo varias opciones a escoger.

Y añadiré justificando mi silencio con que: Muy bueno el cuento, muy bueno, en serio. Es breve, de un minuto xD..., sencillo, es interesante como un texto tuyo tiene literalmente un espacio en una inmensa habitación, por ello lo catalogo como el más prostituto para el público de los que he leído, no te ofendas, no es con mala intención, es un cumplido para la mayoría de escritores, aparte, si, esto es un blog.

Un asomo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres