Blogia
Spleen

Sentado al borde del abismo

Sonrien los arboles caídos al ver una silla al borde del precipicio. En esa silla se sentó a escuchar una persona el canto de la sirena del vacío. Su belleza sin fín le cautivó de tal manera que se dejé desprender por el barranco. Ni amor, ni odio. No pena ni gloria. Sólo un cadaver encallado al fondo del abismo. Una naturaleza sin escrupulos se rie del sinsentido de una desición que no se encontraba deshubicada en su entorno. Todo el mundo cree que sus acciones tienen sentido, por eso todo parece que funciona, aún cuando no se sabe si vamos hacia delante, hacia atrás o hacia ningún lado en concreto.
No importa. El caso esque tenemos a ese cadaver, humillado por la vida, glorificado por la muerte en forma de vida. Y te preguntas, como es que ahora parece una paloma chafada en el asfalto? Antes era alguien que reía, alguien que lloraba, alguien que brincaba, con ilusiones y un futuro. Ahora no es nada más que alguna lagrima para alguien que le hubiese querido alguna vez.
No es una gran historia. No encontrarás epica en ella. No muere nadie con gloria. No hay temibles villanos contra los que luchar, ni poderes más allá de lo comprehensible que asechasen a nuestro protagonista hasta acabar con él. Simplemente había cotidianidad. Lo que consideremos normal vivir cada día es un veneno que nos mata poco a poco. ël se dió cuenta de que estaba muerto y decidió dejar de jugar a esa farsa.
Tal vez no se hubiese tirado si unos brazos lo hubiesen aguantado. Porque en el fondo todo se trata de eso. Incluso la existencia más mirserable, en la verdad o la mentira, busca un amor al que aferrarse. Lo estupido de la historia esque tal vez quería llamar la atención para que unos brazos lo agarrasen, pero se tiró sin que ningún obstaculo frenase su perdición.
Ahora sólo es una masa de carne en el suelo.
-Aparten señores, aquí no hay nada que ver.
-Menudo loco...
-Ha causado daño a alguie¨?
-Esta juventud...donde va a parar...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Nell -

Solitario... yo no vivo, Ardo!, y mi rastro será ceniza en el sombrio infinito...

Caronte -

Hombre, mas dejao bastante solo. Yo volveré en breves. Que tal has estado?

Marta -

He estado fuera y no tenia el ordenador! Como estas?

Sergi -

...e Ideal.

Curiosa hermandad. Hoy descubrí tu blog. Saludos de otro maldito.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres