Blogia
Spleen

Requiem

Acabo de darme cuenta de que he muerto. Debe hacer más de un año que caí en un pozo y no pude volver a salir. A veces todo es tan real que me cuesta creer que ya no sigo vivo. Hoy volvió a abrirse la herida y desgraciadamente no he podido culpar a nadie ni nada. He echado una ojeada y si, es mortal. Debí darme cuenta antes pero estaba tan empeñado en seguir vivo que olvidé sentir como el corazón dejaba de latir. Es una sensación extraña... Dejé pasar los últimos momentos de mi vida y ahora no voy a recuperarlos jamás. No asistí a mi propio funeral. Mi fuerza me abandonó, mi talento, mi ilusión, mi voluntad, mi aliento... y no me he dado cuenta hasta ahora. No es que me arrepienta de aquello que me llevó a mi situación, sino de no haber sido lo suficientemente valiente como para aceptar mi realidad. Dejé que una máscara tomara mi lugar y me aferré a ella pero ya no soy yo. Mis letras han perdido fuerza, mi pensamiento ha perdido el rumbo, mi personalidad dejó de determinarse en algún momento y una serie de personajes que no soy yo se hicieron con el timón. Triste situación la de luchar por dirigir un cuerpo sin vida, una vida sin ilusiones, una ilusión que tan solo fue el truco de un mago borracho tirado en la cuneta. Dicen que hay una luz al otro lado? Yo solo veo niebla. Una niebla espesa que no me deja ver bien, ni pensar, ni escribir. Necesito salir, necesito huir. Este cuerpo me está ahogando, esta vida ya no es mia. Por más que lo intento no consigo dar un paso adelante, me dedico a correr en circulos. Me preocupa la sangre que sale de mi boca, el olor a podredumbre que desprende mi cuerpo, mi total incapacidad para controlar mis palabras, mis actos, mis ojos, mis piernas, mis manos... A veces los sentidos se escapan a mi control y tengo la sensación de ser un capitán sobre una nave amotinada... Los días han dejado de tener sentido, el tiempo es solo algo de lo que habla la gente, pero yo quedé suspendido en el tiempo, mi alma quedó parada un año atrá, esperándo que mi cuerpo se descomponga del todo. Pensándolo mejor, me arrepiento de haber muerto. Tomé un camino peligroso, pero era el único que podía tomar... tenía que haber sido más cauto, más inteligente, más maduro... pero me refugié en una fantasía que sabía que nunca existiría, y a pesar de saberlo, dejé que acabase conmigo. Pero fue ella la cusa o una mera excusa para encender mi latente impulso autodestructivo? Primero falló la voluntad, luego la ilusión, seguidamente le tocó el turno a la memoria y ahora ya carezco de las piezas necesarias para completar el puzzle. Espero no haber dañado a nadie en mi caída. Hay algo que me hace inclinar hacia el si, y siceramente espero que sea cierto. No es muy noble por mi parte pero es la única razón que daría sentido a mi muerte. Da igual... Lo poco que queda de mí espera no haber causado daño y creo que poco antes de morir era este yo el que dominaba. Creo y espero que así fuese.

Sé que es tarde pero... lo siento. No sabes cuanto lo siento... Aunque nunca vayas a creerme.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres