Blogia
Spleen

Mejor solo que mal acompañado

La soledad es un extraño regalo con el que normalmente se tiene un primer mal encuentro, pero al que vas apreciando con la edad.
La soledad es aquel monstruo del que intentamos huir. Estar solo significa ser un paria social, significa haber fracasado en esta vida. La soledad desafia aquellas concepciones que hacen del mundo un esclavo del orden y la lógica de una moral dudosa, que es de la que primero nos fiamos, debido lo hondo que se halla su trono en nuestro interior.
Pero es engañosa, como todo lo que nos rodea. Sólo podremos fiarnos de lo previsible? Por eso los solitarios no puden fiarse de otros solitarios? Tal vez sea porque se han convertido en mercenarios de sus própias vidas.
Preguntate quien eres todo lo que quieras...la respuesta sólo la puedes conseguir cuando eres tú mismo... y la forma más segura de ser tu mismo se da cuando nadie te influye a ser otra persona....es decir: la soledad.
Ante los demás puedes fingir todo lo que te de la gana...pero cuando estás solo, tienes que enfrentarte a tí mismo. Quien se creería tus mentiras cuando ya conoce tus verdades?
La forma de evitar ese enfrentamiento es crear frente a la gente un yo lo suficientemente social como para que suplante al verdadero yo. Un verdadero yo que en ese momento se ahogaría en la soledad del olvido. Pero cuando se corran los telones de la ficción social...cuando ya no quede más remedio que mirarse al espejo, habría que ver cual es el payaso que no se limpia el maquillaje. Todos somos Quijotes porque conviene que lo seamos. Conviene que nos creamos heroes, o seres torturados...cualquier cosa que nos oculte lo que somos en realidad.
Creo que últimamente sólo hablo de eso. Hablo de rascar en nuestro interior...y de lo que cuesta sacar conclusiones claras. En contraste a mi situación, veo que la gente da por sentadas demasiadas cosas. Carpe Diem ha sido prostituido para que todo se venda mejor. La cuestion es mantener engañada a la gente. Antes se la sometía a obligaciones y ahora se les somete a la ficción de libertad.
Pero lo más frustrante es ver como predomina un ambiente de resignación general.
En fín. Me da igual lo que haga la gente. Estoy empezando a apreciar la soledad para estar conmigo mismo de la misma forma que comencé a apreciar el sabor de un buen vino, o las emociones de una pieza bien interpretada.
Supongo que son simbolos de el cambio continuo que da una persona.
Conclusión de día: mejor solo que mal acompañado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Joan Manuel Serrat -

Anduvo por mil caminos
y atracó de puerto en puerto.
Entre la ruina y la riqueza,
entre mentiras y promesas,
aún sabe sonreir,
TÍO ALBERTO.

Tiene de niño la ternura
y de un poeta la locura
aún cree en el amor...,
TÍO ALBERTO.

El vaso de mi juventud,
yo levanto a tu salud.
Rey de pais del sueño y la quimera.
Tío Alberto...,
Tío Alberto...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres